• sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • Faro del Saber Bicentenario Parque Lira
  • Edgar Allan Poe
  • Carlos Fuentes - Alejo Carpentier
  • José Agustín - Gabriel García Márquez
  • Centro Mexicano de Escritores
  • Centro Mexicano de Escritores
  • Julio Cortázar
Imprimir
PDF

SIMONE DE BEAUVOIR (1908-1986)

Escrito por Museo del Escritor.

En este mes es tiempo de hablar de una de las máximas representantes del feminismo y la literatura francesa, Simone de Beauvoir, una escritora, filósofa y catedrática parisiense que nació el 9 de enero de 1908 en la capital de Francia y murió el 14 de abril de 1986.

La vida de Simone al nacer en una familia burguesa acomodada, tenía ciertas características comunes, la principal de ellas es que fue educada bajo una moral cristiana inquebrantable propia de la época. Es por ello que su juventud tiene la peculiaridad del descubrimiento de sí misma, al darse cuenta de que sus creencias no eran compatibles con lo establecido y donde la decisión de optar por el ateísmo era un acto que revelaba en la escritora el hecho de asumirse responsable de su vida y sus acciones.

Simone de Beauvoir es recordada por muchos a la par de Jean Paul Sartre, a quien conoció en 1929 mientras ambos estudiaban filosofía en la histórica universidad francesa conocida como la Soborna; tras compartir con el filósofo y su círculo social mientras realizaban sus estudios, consolidaron una relación en la que eran igual de importantes el aspecto individual y la vida en pareja, por lo que había una especie de contrato renovable de dos años, además de la aceptación de amantes y la bisexualidad de ella.

Ya como filósofa fue profesora de distintas universidades hasta 1943, mismo año en el que escribió su primer novela La Invitada, un texto que explora la responsabilidad de cada individuo así como la libertad y el poder de la acción, temáticas que continuaron presentes en otros textos como La sangre de los otros publicada un año más tarde y Los mandarines que salió a la luz en 1954 y fue reconocida con el Premio Goncourt.

Sus textos sobre el existencialismo se encuentran expuestos en varias obras autobiográficas, en las que también se ofrece al lector una visión clara del tiempo y el espacio que rodearon la vida de la escritora, algunas de estas obras son Memorias de una joven de buena familia dada a conocer en 1958 y Final de cuentas de principios de la década de 1970.

El regalo literario de Simone consta también de múltiples ensayos todos ellos con que aborda claros y diferentes tópicos; figuran entre sus líneas temas como el papel femenino, la sociedad, los roles de mujer y la vejez, incluso escribió textos en donde se evocaba y explicitaba la significación de su relación con Sartre, tal es el caso de la polémica obra La ceremonia del adiósde 1981.

A pesar de que una de las aportaciones más significativas de la autora, o al menos con la que se le identifica comúnmente, es el ser precursora del feminismo, es importante destacar que desde su labor filosófica escribió textos sobre el quehacer literario, el yo, el dolor y el psicoanálisis, además de que en el terreno político escribió análisis de la izquierda respecto a la diferencia mostrada en esta postura antes y después de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo en cuanto a sus aportaciones sobre la mujer, la trascendencia de esta escritora y filósofa para el mundo de occidente fue tal, que en el año 2008 se creó en su honor el Premio Simone de Beauvoir por la Libertad de las Mujeres.

simone de beauvoir

Con el recuento de su vida y obra el Museo del Escritor recuerda este mes a Simone de Beauvoir, hoy a 28 años de su muerte seguimos evocando a una de las escritoras europeas y feministas más importantes, una mujer que rompió los cánones de su época y cuyos restos yacen junto con su pareja Jean Paul Sartre en el cementerio de Montparnasse, París.

       “El hombre no es ni una piedra ni una planta, y no puede justificarse a sí mismo por su mera presencia en el mundo. El hombre es hombre sólo por su negación a permanecer pasivo, por el impulso que lo proyecta desde el presente hacia el futuro y lo dirige hacía cosas con el propósito de dominarlas y darles forma. Para el hombre, existir significa remodelar la existencia. Vivir es la voluntad de vivir” Simone de Beauvoir.