• sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • Faro del Saber Bicentenario Parque Lira
  • Edgar Allan Poe
  • Carlos Fuentes - Alejo Carpentier
  • José Agustín - Gabriel García Márquez
  • Centro Mexicano de Escritores
  • Centro Mexicano de Escritores
  • Julio Cortázar
Imprimir
PDF

TRUMAN CAPOTE (1924 1984)

Escrito por Museo del Escritor.

"Soy alcohólico. Soy drogadicto. Soy homosexual. Soy un genio".

Hoy se cumplen 90 años del natalicio de Truman Streckfus Persons, mejor conocido como Truman Capote, periodista y novelista a quien recordamos principalmente por su novela de no ficción: A sangre fría. Capote tenía una personalidad fuerte y variable, era un buen conversador, personaje irónico y elegante. Un hombre de letras que acompañaba la depresión con el alcohol, las drogas y sobre todo, la escritura.

“Sólo diré que no soy una persona feliz.

Sólo los imbéciles o los idiotas son felices”

Nueva Orleans fue el lugar que vio nacer a Capote el 30 de septiembre de 1924, al mismo tiempo fue la ciudad en la que el novelista estadunidense comenzó a escribir desde muy temprana edad, era un niño de ocho años cuando ya se encontraba interesado en la escritura, herramienta que utilizó como un distractor ante la soledad de su infancia, fruto del divorcio de sus padres, quienes rompieron la relación cuando Capote tenía cuatro años y no lograron darle una estabilidad, pues pasaba indefinidamente temporadas entre uno y otro progenitor. Años más tarde su madre se volvió a casar con un hombre que tenía éxito en los negocios,  fue de él de quien Truman adoptó el apellido Capote.

“Empecé a escribir cuando tenía ocho años: de improviso, sin inspirarme en ejemplo  alguno. No conocía a nadie que escribiese y a poca gente que leyese. Pero el caso era  que solo me interesaban cuatro cosas: leer libros, ir al cine, bailar zapateado y hacer dibujos. Entonces, un día comencé a escribir, sin saber que me había encadenado de por  vida a un noble pero implacable amo. Cuando Dios le entrega a uno un don, también le da un látigo; y el látigo es únicamente para autoflagelarse”[1]

Al cumplir dieciocho años y dado su interés por el periodismo, comienza a trabajar en el New Yorker, sin embargo tres años más tarde dejó la redacción delperiódico y se concentró en la publicación de Miriam, relato que salió a la luz en la revista Mademoiselle, y que atrajo la atención de los críticos, por lo que fue seleccionado para formar parte del volumen de cuentos del premio O'Henry de 1946.

Después del éxito de su relato, Truman Capote se concentró dos años en la redacción de su novela titulada Otras voces, otros ámbitos que fue publicada en 1948 y que para aquel tiempo impresionó a la crítica y a los lectores  más que por la historia, por el contenido de un amplio y abierto planteamiento de las relaciones homosexuales.

Después de este periodo Truman  se dedicó a hacer diversos viajes, fue así que residió en Italia, Grecia y España y  visitó la Unión Soviética.  Poco más tarde y durante casi toda la década de los cincuenta realizó varias entrevistas paraPlayboy al tiempo que escribía una de sus grandes novelas que fue incluso trasladada años más tarde al cine: Desayuno en Tiffany's (1958). Un relato contado en primera persona por un supuesto escritor que antes de hacerse famoso tuvo por vecina a la sofisticada Holly Golightly, y narra en su libro cómo  las decisiones de la joven y sus amistades la llevaron a tener problemas con la justicia al grado de tener que abandonar el país, por lo que salió de la vida del ahora famoso autor.

Truman siempre encontró un interés peculiar en el periodismo y fue así que mientras trabajaba para el New Yorker se fue adentrando en el periodismo de investigación. Estas herramientas lo ayudaron a consagrarse como escritor y periodista, y en todo caso como una fusión bien lograda de ambos, con una novela ahora catalogada dentro del género de no ficción llamada:A sangre fría. Este libro fue publicado en 1966 y es el relato del caso real del asesinato de la familia Cutters, en el poblado rural de  Holcomb, Kansas.

Capote escribió este libro basado en documentos policiales y el testimonio de los implicados, es gracias a esta obra que está catalogado junto a Norman Mailer y Tom Wolfe, como uno de los padres del nuevo periodismo, que combina la ficción narrativa y el periodismo de reportaje, dentro de una nueva concepción de la relación entre realidad y ficción. El proceso que le llevó escribir esta novela duró siete años y la crítica la ubicó rápidamente como la novela más "dura" y significativa de la década de los sesenta.

Después de que A sangre fría  despertara las críticas, los halagos y la fama del autor, vino en el ámbito literario una época más tranquila en la vida de Capote; a principio de la década de 1970 comenzó a escribir Plegarias atendidas que sin saberlo sería su inacabada obra póstuma. Así mismo en 1975 publicó Música para camaleones, un libro conformado por distintos relatos impregnados del característico estilo del autor. Capote, tenía quizá  uno de los estilos narrativos más peculiares del siglo veinte norteamericano, pues se convirtió de poco en poco en un experto en el ámbito de la construcción imaginativa, habilidad que sin discriminar trasladaba tanto a sus relatos cortos, como a reportajes y novelas. Todos sus textos además fueron resultado de una personalidad perfeccionista y estilística.

“Lo que hago es trabajar cuatro horas al día y luego, normalmente por la mañana temprano, leo lo escrito y hago muchos cambios y correcciones. Mire, escribo a mano y hago dos versiones de todo. Primero escribo en papel amarillo, luego en papel blanco y, al final, cuando lo tengo más o menos resuelto de la manera que quiero, lo paso a máquina. Cuando lo escribo a máquina es cuando hago la corrección final. Después nunca cambio una palabra”.

El día de hoy cumpliría noventa años el controversial Truman Capote y es por ello que el Museo del Escritor dedica estas páginas a recordar a uno de los hombres que dejó huella en la literatura y el periodismo estadounidense. Truman fue y seguirá siendo un hombre muy criticado, algunos ponen en tela de juicio la objetividad de su texto A sangre fría,  pero otros encuentran en este libro una nueva manera de escribir alimentando la literatura de acontecimientos reales. Hoy el Museo del Escritor los invita a acercarse a los libros de Capote.



[1] Prefacio de Música para camaleones.