• sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • sl.001
  • Faro del Saber Bicentenario Parque Lira
  • Edgar Allan Poe
  • Carlos Fuentes - Alejo Carpentier
  • José Agustín - Gabriel García Márquez
  • Centro Mexicano de Escritores
  • Centro Mexicano de Escritores
  • Julio Cortázar
Imprimir
PDF

JULIO CORTÁZAR

Escrito por Museo del Escritor.

“Las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma.”

El escritor argentino Julio Cortázar nació el 26 de agosto de 1914 en Bruselas y murió el 12 de febrero de 1984 en París, Francia. Hoy se cumplen 31 años de su muerte y en el Museo del Escritor recordamos al auntor con la siguiente reseña de su vida y obra, esperando que sirva para invitar a nuestros lectores a recordar con nosotros al magnífico representante de las letras hispanas.

alt

Sus padres eran argentinos, y por un encargo diplomático se encontraban en Bélgica al momento del nacimiento de Cortázar. A la edad de cuatro años se mudó con su familia a Argentina, propiamente en la provincia de Mendoza. Después de realizar estudios en letras y magisterio, Cortázar viajó a Buenos Aires y posteriormente en 1951 a París donde fungió como traductor para la UNESCO. La capital francesa marcó la obra de este célebre autor, sirvió en más de una ocasión como inspiración y escenario para sus historias.

De sus primeras obras que publicó en Argentina, destaca la colección de sonetos llamada Presencia, firmada con el seudónimo de Julio Denis; pero fue en París donde verdaderamente comenzó a destacar. Uno de los episodios que no podemos dejar de destacar es cuando en 1963 publicó su obra maestra: Rayuela. Esta novela lo lanzó a la fama mundial, como protagonista del llamado boom de la literatura latinoamericana. La innovación y la disrupción son sellos característicos de Rayuela, que está presentada de manera no lineal. En ella, Cortázar hace un uso elegante del lenguaje que a la vez parecía único y novedoso, que propone al lector participar de diferentes formas de lectura. Esta novela llevó al español a terrenos poco explorados y a Cortázar al reconocimiento global.

Es a partir de Rayuela que en la obra del autor destaca un planteamiento existencialista en el que la vida es apreciada como una mezcla de realidad y fantasía de lo cotidiano. Así Cortázar destacó por presentar en la literatura hispana una nueva forma que rompía con el paradigma de lo cronológico y también se asentaron en él características como el azar, el humor y el juego que en conjunto solidificaron su tendencia narrativa que a su vez presentó una formulación del existir.

Por otra parte, un aspecto reconocido sobre Cortázar fue su involucramiento en la política internacional de su época, viajó a Cuba en 1962, donde comenzó a delinear sus ideas políticas, posteriormente participó en Chile en la toma de posesión de Salvador Allende. También tuvo un papel activo en el movimiento Sandinista de Nicaragua.

Finalmente, esta participación política tuvo su relación con la escritura, por lo que trajo para el autor el compromiso personalde escribirdiversos artículos y libros, entre ellos están el Dossier Chile, un texto considerado como el libro negro en el que se presentan los excesos del régimen del general Pinochet, y Nicaragua tan violentamente dulce, un testimonio donde se narra de manera explícita pero con una dulzura propia del quehacer literario,la violencia de la lucha sandinista en la dictadura de Somoza. Este último libro incluyó además Apocalipsis en Solentiname y el poema Noticias para viajeros. El año de 1981 fue de alegrías y tristezas para el autor, primero el 24 de agosto se le otorga finalmente la nacionalidad francesa (aunque mantuvo la argentina), pero es en este mismo periodo que le fue detectada leucemia, enfermedad que lo condujo a la muerte el 12 de febrero de 1984. Cortázar fue enterrado en el cementerio parisino de Montparnasse, junto a su esposa Carol Dunlop que había fallecido dos años antes. Así termina este recuento de la vida y obra de Cortázar, autor también de cuentos como Casa Tomada, Carta a una señorita en París, Instrucciones para llorar e Historia verídica. Dejamos para nuestros lectores uno de los poemas de este renombrado autor latinoamericano.

A una mujer

No hay que llorar porque las plantas crecen en tu balcón, no

hay que estar triste

si una vez más la rubia carrera de las nubes te reitera lo

inmóvil,

ese permanecer en tanta fuga. Porque la nube estará ahí,

constante en su inconstancia cuando tú, cuando yo -pero por

qué nombrar el polvo y la ceniza.

 

Sí, nos equivocábamos creyendo que el paso por el día

era lo efímero, el agua que resbala por las hojas hasta

hundirse en la tierra.

Sólo dura la efímero, esa estúpida planta que ignora la

tortuga,

esa blanda tortuga que tantea en la eternidad con ojos

huecos,

y el sonido sin música, la palabra sin canto, la cópula sin

grito de agonía,

las torres del maíz, los ciegos montes.

Nosotros, maniatados a una conciencia que es el tiempo,

no nos movemos del terror y la delicia,

y sus verdugos delicadamente nos arrancan los párpados

para dejarnos ver sin tregua cómo crecen las plantas del

balcón,

cómo corren las nubes al futuro.

 

¿Qué quiere decir esto? Nada, una taza de té.

No hay drama en el murmullo, y tú eres la silueta de papel

que las tijeras van salvando de lo informe: oh vanidad de

creer

que se nace o se muere,

cuando lo único real es el hueco que queda en el papel,

elgolem que nos sigue sollozando en sueños y en olvido.